miércoles, 12 de diciembre de 2007

La historia de Oritt (a Tíocarlos)

Pensé en salir a ver la mañana, el mismo motivo que tuve el día que, sin esperarlo, la conocí. Abrí la puerta, salí al pasto y sentí el fresco que me pegaba en la cara. Me di vuelta, y ahí llegaba. Otra vez, con su paso lento, tímido..., Oritt.

sábado, 1 de diciembre de 2007

Que de dónde, amigo, vengo.

Me acerqué en el silencio respetuoso de la solemnidad de un cuarto oscuro iluminado apenas por las rajas de la persiana. Mi cigarrillo se veía como marte en un cielo sin luna y la ventana entreabierta cortaba el aire caliente con una brisa mimosa y fresca.

"...de una casita que tengo más abajo en el trigal..."

Una voz estaba cantando por un parlante tal vez lejano, pero potente.

"...es una casa chiquita, para la mujer bonita que me quiera acompañar..."

domingo, 18 de noviembre de 2007

Bartolo; el perro que no come... y está solo.

Yo pienso que habrá sido un auto que se detuvo en el cruce y lo escupió con el peor de los despechos. Pero puede haber sido de cachorro nomás, que Bartolo, un día, llegó al Cruce Fulton.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Una bicicleta, y mis treinta kilómetros.

El bicicletero me miró como con sorpresa, el de atrás de él, un viejo flaco, despeinado y de anteojos blindados dejó lo que estaba haciendo y también me miró absorto.
--¿Vas a hacer treinta kilómetros en bici? Pero... ¿sos de andar en bici?

viernes, 9 de noviembre de 2007

"Vayamos a nuestra vida diaria para amar y servir a Dios y al prójimo"






No, esto no es un obituario. Mucho menos una reseña. Este es mi homenaje, o mejor, mi sentimiento para con un tío más, un tío del espíritu, al que todos llamabamos Padre. El padre Miner.

viernes, 19 de octubre de 2007

Serenos visitantes grises

Salió de alguna mata, de algún yuyo opulento y se colocó protagonista delante de los focos del Renault. La noche le dio el escenario acotado, el marco perfecto. Anduvo prófugo de su fama hasta que la amnistía de la noche lo deglutió como el agujero negro fagocitaría a una inmensa nova. Hasta ahí puedo decir que vi un zorro.

martes, 18 de septiembre de 2007

Verdades inverosímiles

Hace poco veía en un mail de Juanjo Madero la foto que él se sacó con Messi en Ezeiza. Me dio pena que muchos creyeran que fuera trucada. Es encontrárselo al goleador, tenerlo a tiro de lente, para que después se sospeche de la veracidad del encuentro. Por eso pensé en poner las fotos que tengo con celebridades. Para que ya no se dude de que se puede tener fotos con famosos y que no sean trucadas. Para los incrédulos de siempre les anticipo: estas fotos NO SON TRUCADAS.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Capilla de Tandileofú



Qué sorpresa encontrar en la página de Tandil, entre las iglesias del partido, la capilla donde tomé mi primera comunión de las manos del Padre Minner.
Acá, mi homenaje.

viernes, 7 de septiembre de 2007

La tangente de dos continentes

Me senté en el último vagón, en el último asiento, al lado de un gordo que no me agradaba. Jamás me hubiera sentado ahí si en el asiento de al lado no estuviese este loro guitarrista. Un hombre con un gorro colorido, con una barba Castells, y un charango. El impacto de los colores de su gorro me refirieron de inmediato a un loro. Su charango hacía lo propio: fascinaba. Apenas un punteo corto lograba la fascinación.

--¿Pajaro Campana? --me sentí invitado y le pregunté.
--No, no. Es una composición mía. ¿Pajaro campana no es así...?

lunes, 3 de septiembre de 2007

La negra escarapela de la ausencia

Como dice Cris, Cerrillada es como un foco verde, un escenario floral mal pegado en un paisaje ya antes impactante. El Cruce Fulton tiene esas satisfacciones. Yo puedo esperar horas sin que me consuma la ansiedad. A veces pienso que el mundo se trata de eso, de ese cruce. Y todo lo demás es lo que pasa para que eso exista. De todos modos no hice dedo, nunca hago, y leía un libro de pie a la vera de la ruta. Un libro sobre Gonzalo Pizarro.

jueves, 30 de agosto de 2007

Un universo se detuvo en Cruce Fulton

No le hice ninguna seña. Su viejo camión Ford colorado cruzó la vía con precaución y, mientras lo hacía, me miró y me hizo una seña con la mano. Una seña curiosa, es un dedo o una mano que señala, en un movimiento de abajo hacia arriba, señalando la ruta. Ese movimiento significa exactamente: ¿Vas a… Tandil? Los puntos suspensivos son porque el mismo gesto se reserva a la segunda impresión cuando yo ya esté subiendo al auto. Ahí, ese gesto guarda el “Tandil” por si hay un cambio de opinión. Pero no hubo dudas. Abrí la puerta y me confirmó el gesto. ¿Vas a Tandil? Y me subí.

sábado, 11 de agosto de 2007

Emmanuel Ortega y el secreto de la masculinidad.

A mi me contaron que Emmanuel Ortega usa almohadones en sus nalgas para mostrarse como un Apolo frente a su público femenino, y a alguno que otro más. No habrán funcionado otros recursos más caseritos como la barba de tres días, o el tajo en la frente dando pie a cualquier mentira aguerrida. No. Habrá sido necesario el accesorio... --no, culinario no, es que no quiero utilizar la cruda palabra... el accesorio trasero (ahí 'ta)--, habrá sido necesario utilizar el accesorio trasero para que las fotos lo muestren como un hombre atractivo a las mujeres. Al cuerno sus canciones, las composiciones de sus letras románticas, y cualquier otro elemento que lo eleve del común de los mortales. Me contaron que se puso las almohaditas y el público femenino rugió. Desbancó pasamanos, volteó puestitos de pochoclo,... no hubo manera de contener a esa orda de mujeres encandiladas por sus almohaditas.