viernes, 19 de octubre de 2007

Serenos visitantes grises

Salió de alguna mata, de algún yuyo opulento y se colocó protagonista delante de los focos del Renault. La noche le dio el escenario acotado, el marco perfecto. Anduvo prófugo de su fama hasta que la amnistía de la noche lo deglutió como el agujero negro fagocitaría a una inmensa nova. Hasta ahí puedo decir que vi un zorro.