viernes, 9 de noviembre de 2007

"Vayamos a nuestra vida diaria para amar y servir a Dios y al prójimo"






No, esto no es un obituario. Mucho menos una reseña. Este es mi homenaje, o mejor, mi sentimiento para con un tío más, un tío del espíritu, al que todos llamabamos Padre. El padre Miner.


Desde que vivo en Tandil he tenido muchas veces las ganas... o tal vez la fantasía de ir a verlo a La Plata. Llevabamos en común que ambos eramos el séptimo hijo varon de una familia grande. Un día de febrero me dio por primera vez el cuerpo de Cristo en los labios, y años después aún lo recordaba. No era suficiente llevar en la cabeza a cada uno de los cientos de alumnos que tenía en el Colegio. Lo recordaba. Recordaba las cosas importantes, esas cosas que pocos recuerdan. Los familiares muertos, los aniversarios, las fechas... No algunas; todas.



Pintada en sepia, como una vieja vista de Groucho, recuerdo cuando papá me contaba que, todavía novio de mamá, jugando al fútbol en el campo con los otros tíos novios y hermanos y primos de la familia y con "los seminaristas", se enojaban con uno que, cuando le querían hacer caño, bajaba la sotana atrapando la pelota y los burlaba. Deportísta por excelencia, la cancha de paleta tenía sus medidas más precisas que las que pudiera confeccionar el mejor de los sastres. Tenía setenta y pico, el pelo negro, y la paleta en la mano.

Recuerdo de sus conversaciones en las mesas de los mediodías estivales que nos encantaba con su presencia, que una vez contó sobre la cruz que le tocó en su vida. Siempre quiso ser maestro, estar con los chicos, llevarlos de la mano a una vida mejor, enseñarles con el amor. Pero ya de muy joven, a los veintialgo, la Congregación lo confinó a administrar el Colegio. Así, sin haberlo querido nunca, llegó a Rector. Hace poco leí que los griegos elegían para gobernar al que no quería gobernar, porque lo haría mejor que cualquier otro. Miner es la prueba de ello. "Quise ser maestro de los chicos, y me pasé la vida mangueando plata para el Colegio".

Con su léxico de fútbol, con su entonación lunfarda, es merecedor de tener fama de dar las mejores homilías de la lengua castellana. Su sermón era a un metro. Era una conversación en dónde le tocaba hablar a él y... y ahí estaba, en el púlpito, hablandonos con paz, con inclusión, de que nos dejemos de macanas y hagamos las cosas bien.

Llamó para el cumpleaños a todos los descendientes de Don Martín hasta un día. Un día, yo no supe el motivo, aunque era evidente su decisión, ya no llamaría a los doscientos o qué se yo cuántos descendientes directos y políticos, sino que a los más grandes. Y tuve el inmerecido placer de que hizo una excepción conmigo, entre otros exceptuados seguramente, y me siguió llamando. Hoy, ese honor es una pesada piedra que me recuerda mi ingratitud. Pero si nos llamaba a todos era por una sola razón; eramos su familia adoptiva. Él nos adoptó.

Miner, puedo pasarme horas recordandote. Sos parte de La Victoria de mi infancia. Te llevas al cielo mi primera confesión. Estás sentado en la parra con tu evangelio, hablando con todos los que pasan por ahí... No sé como es el mundo de los que no tuvieron de chicos un cura como vos para admirar y querer así. Tengo atragantada la pregunta obvia: "Padre, ¿hay misa el domingo en la Galería de la Casa Grande?"

Termino como empecé. Termino como él terminaba las misas.

"Vayamos a nuestra vida diaria para amar y servir a Dios y al prójimo"
Padre Domingo Miner (9 de Noviembre de 2007)



************************************

Crónica del diario "El Día".



PADRE DOMINGO MINER

Su fallecimiento

Ayer por la mañana falleció en nuestra ciudad el Reverendo Padre Domingo Miner, religioso de la orden del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram, quien durante medio siglo integró el cuerpo docente y directivo del Colegio San José de La Plata, del que era rector desde 1984.

El Padre Miner, como lo conocían los alumnos y ex alumnos del colegio, era la figura más emblemática de esa prestigiosa institución. Desde allí contribuyó, con gran talento y energía, a la educación de varias generaciones de platenses.

Menor de ocho hermanos, había nacido el 12 de mayo de 1926 en el seno de una familia profundamente católica. Desde joven, Domingo siguió los pasos de su hermano mayor, también sacerdote, en esa vocación. Su única hermana, en tanto, es Religiosa Adoratriz del Santísimo Sacramento.

Ingresó en el Seminario Menor el 20 de febrero de 1937 y completó sus estudios en Villa Betharram, Adrogué, donde fue ordenado sacerdote el 20 de noviembre de 1949. Entonces, fue destinado al Seminario Menor, en Barracas, donde se desempeñó como profesor de Castellano, Latín, Griego e Historia.

El 20 de febrero de 1957, exactamente veinte años después de ingresar a la Congregación, fue destinado al Colegio San José, en carácter de administrador. Después de seis años, comenzó a desempeñarse como profesor de Castellano.

En 1984 fue designado director del Colegio, cargo que lo obligó a retirarse de la docencia en el año 1990 para dedicarse de lleno a la conducción del establecimiento.

Entre los alumnos y ex alumnos del San José, el Padre Miner quedará para siempre asociado a su particular visión sobre la educación de los jóvenes y sus originales y efectivos métodos de disciplina que incluían, por caso, la ausencia de castigos tradicionales como las amonestaciones.

"Tratamos de corregir los actos de indisciplina sin necesidad de llegar a ninguna sanción", dijo alguna vez.

Tenía una profunda vocación por la docencia a la que concebía como un acto de entrega y un compromiso con valores fundamentales. Fue un verdadero maestro y una guía para quienes transitaron por las aulas del San José. Y supo, con una conducta intachable, convertirse en una autoridad sin caer nunca en el autoritarismo. Por eso conquistó respeto y afecto en toda la comunidad educativa a la que dedicó sus mejores esfuerzos.


El Padre Miner mostrando el Acta Fundacional
del Colegio San José.

14 comentarios:

  1. GRACIAS MARK.
    Gracias por el homenaje a este gran hombre que tuvimos el privilegio que Dios arrime a nuestras vidas...a CADA UNO DE NUESTROS VERANOS (personalmente, mis ultimos 25 veranos ya que, creo, solo falto al utlimo).
    Se lo va a extrañar.
    Cada evocacion a su nombre que leo me AÑUDA la garganta y me pianta lagrimones que se entremezclan en la alegria de saberlo en un lugar mejor y la tristeza de no volver a verlo mas...de no volver a sus confesiones caminando por el parque en "La Victoria" o arrimando una silla a la suya en el viejo lugar de los asados en "Las Overas"
    Tan cerquita de un nuevo verano que estamos y El Señor decidió premiarlo, esta vez, con la celebración de las misas de este verano junto a todos los que él tanto recordó!!!
    Como dudar que, ahora que le tocó a él dejar esta vida, todos los que siemre recordó no lo van a estar pidiendo a gritos para la "misa celestial"?

    Gracias Mark, HOY te juro que necesitaba esto. Necesitaba encontrar el Blog que lo recordase.

    Evocando esta letra tan conocida me despido:
    "...Que Dios lo bendiga, lo tenga en LA GLORIA, por tantos recuerdos LINDOS y POR SU MEMORIA."

    Ricky

    ResponderEliminar
  2. Mark, que facil decis lo que siento. Para mi Miner es un tio mas.
    gracias por lo que escribiste.

    Lolo

    ResponderEliminar
  3. Marcos , Ricky! Que lindos! recuerdos ... Me hicieron piantar unos lagrimones, yo lo queria mucho, especialmente, siempre valoré tenerlo , llegaba con sus calendarios, agendas a veces, o siempre algo especial para darte , que te hacia pensar que él habia estado pensando en vos, que eras único , irrepetible, algo de eso que Dios nos hace sentir en el alma , él lo habia aprendido y se sentia... Una vez , me regalo un libro de la vida del papa Juan XXIII , un libro bueno, tapa dura , que tenía todas sus oraciones , un verdadero tesoro . Hace poco , lo fuimos a visitar con Ricardo al colegio y nos regalo uno de esos evangelios dia a dia , tan prácticos y muchos calendarios que le habian "sobrado" del último verano , que ya no habia ido a la Victoria... Es que asi de a poquito se fue apagando como una llamita , una velita que aun hoy a mi me sigue iluminando el camino del alma.
    Padre, cuando yo me vaya , vengame a buscar, si?


    Martita

    ResponderEliminar
  4. Martita, se puede poner un comentario sin tener cuenta de Gmail, seleccionando "Otros" o "Anónimo".
    Muchas gracias por tu comentario. Gracias Lolo y Ricky. Muy lindo. La muerte del Padre Miner es como si de pronto se hubiera esfumado la cancha de paleta. Una cosa difícil de asimilar.

    Mk

    ResponderEliminar
  5. Marcos esto es espectacular! Ese párrafo del final me liquido. Porque vos podes empezar a caer de que una persona no esta mas, pero que Miner no este mas significa mucho mas. Los veranos van a ser completamente distintos y ya no vamos a contar con ese privilegio de tantos años. En cambio el reencuentro entre el y Abuelo Pereyra debe ser algo que va a conmover al mismo San Pedro.
    un abrazo
    Santi

    ResponderEliminar
  6. Excelente texto, Mk; pero ¡la foto! ¿de dónde la sacaste? es muy buena!

    ResponderEliminar
  7. La foto es la del casamiento de Mariano que está colgada en el pasillo de Suipacha. La descolgué, soplé con mi aliento el vidrio, lo limpié con el codo de mi camisa, puse el cuadrito enfrente de la camarita de Mamá (el scanner funciona, creo, con esotéricos rituales microsófticos) y tomé una foto de la foto. Lo demás, está a la vista.

    Mk

    ResponderEliminar
  8. Markoni, geniales palabras.
    La imagen que pinta tu ultimo parrafo, de él, sentado en la parra, evangelio en la mesa...me hizo viajar en expreso al campo, mas puntualmente a algun verano. Ninguno en especial, o mejor dicho:TODOS. Quiza alguno 10 años atras. Vengo de ahi, recien me llevaste hasta alla con tu relato, puedo decirte hasta como esta el clima y todo.
    De chico siempre fue una figura que admire y respete muchisimo, y no solo yo, todos: siempre me impresiono que en los asados y comidas del campo, hasta Eno(Tio negro)le cedia su lugar de la cabecera..y eso no es moco'e pavo.
    Recuerdo como si fuera anoche, que con él fui monaguillo mis primeras veces, y no tenia idea mis tareas en el altar...el se me acercaba y bien bajito, casi cual ventrilocuo, me indicaba todo y lo señalaba con los ojos.
    Me pregunto si alguien mas podra dar misas ADENTRO de la casa grande.
    Recien hoy caigo de lo INCREIBLE que fue que recordaba hasta mi nombre! el mio! Que soy de la cuarta generacion de la familia que el conocio!
    Por lo que voy viendo en estos recuerdos, me alegra saber que somos muchisimos lo que fuimos "unicos". Porque asi nos hacia sentir. Esa era una de sus tantas virtudes. Cada uno fue especial para el, eso transmitia.
    Y aca nos dejo, pero solo fisicamente, porque al menos a mi me dejo:

    Su risa fuerte y cortada,
    Su tono tanguero al hablar,
    Su peinado impecable, su camiseta,
    Sus homilias para coleccionar.

    Su paleta, su biblia, su tinto
    sus "anedas" de algun jugador:
    que Bilardo, que Aguirre o Pereyra
    sus casacas nos dio con amor.

    Volve pronto Domingo querido
    Que mis nietos te querran mirar
    O es que fui yo un privilegiado?
    porque pude con vos conversar.

    No te vayas minguito querido,
    que el verano ya esta por llegar
    si la parra ve que no llegaste
    la glicina no florecerá.

    Volve pronto minguito querido
    que tu espacio no se llenará
    en la cancha ya hay 3 jugadores
    no nos dejes...que somos impar.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de llegar de la beatificación de Ceferino... Después de tres días, vine a abrir los mails pensando en cualquier otra cosa y en el boletín de Aica, el lugar que menos esperaba, me encuentro con la foto de Miner y la triste noticia de su muerte. Fue abrir la Grondonet, devorar cada resumen acumulado y llegar hasta este oasis de expresión que me terminó de rematar... Gracias a Mk y a todos los que nos prestan palabras para ir entre todos tejiendo lo inexpresable. Gracias, Santi (cuando publiques un libro soy el primer comprador...), gracias Ricky y Roque. Y sí, Santi: creo que no me lo puedo imaginar más feliz que dándole un abrazo de gol a Abuelo Pereyra, su "don Martíng"...

    ResponderEliminar
  10. Hola amigos argentinos, os escribo desde una ciudad perdida en el norte de España, San Sebastián, mirando como si tal cosa algunas páginas de internet me he enterado de que nuestro Txomin, como así lo llmábamos en familia ha fallecido, que tristeza la de mi corazón, el padre Miner era primo segundo de mi padre y vino por aquí un par de veces y tuve la suerte de poder tener alguna charla con él. Mejos suerte la vuestra de compartir los veranos con él. Hace más de 15 añosque le ví por última vez, pero lo recuerdo como si fuera hoy, gracias mark por publicar esto y hacer que sus familiares vascos nos enteremos y a ti "gure Txomin" nuestro Txomin un abrazo de tu querida sobrina Ania que siempre te ha tenido y te tendrá en su corazón y a quien enseñaste a rezar te lo agradece por siempre.

    ResponderEliminar
  11. Ania, qué lindo tu comentario. No entro seguido a mi blog, más no sea para escribir y para leer los ultimos comentarios de los ultimos cuentos. Hoy revisé un poco todos y me encuentro con tu nota que me hacés llegar hace tres meses.

    Me emocionó saber que en España también había gente que lo quería tanto como nosotros. Me encantó su seudónimo "gure Txomin", que no se lo que significa, pero debe estar lleno de cariño.

    No sé como contactarte, pero si vos querés hacerlo escribime a loquenadietecontaba@gmail.com . Es mi mail del blog. No entro seguido, por eso puede que tarde un poco en responderte.

    Ania, gracias por haber pasado por acá y haber compartido conmigo y mi familia el dolor de la muerte de gure Txomin.

    ResponderEliminar
  12. Eu não costumo postar em blogs, mas seu blog me obrigaram a, incrível trabalho .. lindo ...

    ResponderEliminar
  13. Has completado unos buenos puntos allí. Hice una búsqueda sobre el tema y encontró la mayoría de las personas tendrán la misma opinión con su blog.

    ResponderEliminar
  14. Siempre estaràs en mi memoria y en mi corazòn querido Padre Domingo Miner. He vivido momentos muy felices en el colegio gracias a tu persona. Seguramente estaràs cerca de Dios, y mis rezos estaràn contigo.

    ResponderEliminar