jueves, 27 de noviembre de 2008

El beso de Judas

Muchos lo dicen con tanta facilidad que me disuelven el amor propio. "Yo dejé un día. De golpe. Me levanté a la mañana y dije: no fumo más. Y no fumé más".