miércoles, 31 de diciembre de 2008

Felíz Año Nuevo

Que este 2009 no sea tan impresionante como sereno. Que no tenga tantas novedades como sí sonrisas conocidas. Que no haya tanto viento de cola y más lagunas playas y arroyos espejados. Que cada viaje nos tome una jornada, que cada subida de ascensor integre la lista de cosas que hicimos ese día, que el microondas nos siente a su lado a ver como se cocina la comida, que abrir una ventana nos robe algunos segundos para respirar hondo, que se caigan de la boca las melodías, que nos acostumbremos hasta el tedio de las frases elegantes, que tengamos tiempo para el tiempo, que nunca nos falten las carencias para que vivamos llenos de esperanza, que no nos aburra la subida, que optemos siempre por nuestros sueños. Que no perdamos de vista el descanso.

lunes, 1 de diciembre de 2008

La pasión de Lidia

Sonó el timbre y, sin mirar quién era, bajé. Ya sabía que era Lidia. Teníamos clase de guitarra a la hora de la muerte del Cristo.