martes, 6 de enero de 2009

Tanta gente buena...

Yo creo en Dios. Creo en un Dios que me perdona. Que me mira hacer, y me perdona, que me observa en silencio y me perdona, que me escucha y se ríe. Y me perdona. Más allá de las complejidades del caso, creo en Dios, y en que me perdona.