jueves, 19 de marzo de 2009

El domingo

--¿Le puedo hacer una pregunta? --me animé.
--Sí --respondió a secas el kioskero.
--Usted está siempre acá adentro, desde la mañana temprano hasta las diez de la noche. ¿No sale nunca? --le pregunté.