miércoles, 29 de abril de 2009

De Fulton a Portugal

No sé qué edad tenía, pero de chico tuve un perro. Un Collie.
--¿Cómo se va a llamar? --me preguntó papá, divertido.
--Lulú --respondí. Por "La Pequeña Lulú", que era la revista de comic que leía en esa edad tan corta. Y ya era una revista vieja. Era un compilado de revistas que un hermano mío tenía atrapadas en dos tapas de cartón.
--Bueno, este... Tobi tendrá que ser --dijo papá--, porque es macho.

domingo, 26 de abril de 2009

Con la linternita

Tardé un siglo, o menos de un segundo en reconocerlo. Yo estaba abstraído con la tarde cálida, con la serenidad atípica de la terminal de ómnibus de Tandil, con la plaza viva que se esconde a sus espaldas... Tardé nada, pero tardé. No lo reconocí sino hasta un rato después de que su cabezota se interpusiera a mis ojos y me dijera "¡Qué hacés! ¡No te había reconocido!"

viernes, 24 de abril de 2009

La cumbrera de tanto techo

Cuando la vi contra el vidrio en aquellos días de verano recuerdo que casi me muero. Una avispa adentro de la casa. Me dan mucha impresión las avispas, así que mi primer reacción fue ponerme de pie. Bah, miento, mi primer reacción fue anterior. Mi primer reacción fue creer que no era una avispa apesar de su cola gorda, de sus alas de pétalos de margarita, de su caminar errante. Lo primero que hice fue negarla como nunca me han negado, hasta que fue insoportable verla compadrona pasándose por mi ventana, y me paré.

martes, 14 de abril de 2009

El estudio

--...y siempre me sentí diferente en el colegio.
--Vos no sos diferente. Sos igual a todos -me respondió la psiquiatra-. ¿Disrritmia me dijiste que tuviste?
--Mamá me dijo que tuve. Sí.
--Muy bien. Es una pavada eso, pero no cuesta nada curarlo, porque se cura. Es una interrupción del ritmo cerebral, como el del corazón, que no hace nada, solo que a veces hace que te distraigas un poco...
--¡Sí, sí, eso me pasa! -le confirmé entusiasmado.
--Me imaginé. Bueno, te voy a pedir que te hagas un estudio que es una pavada, te lo hacés y yo le voy a poner al neurólogo "posible disrritmia", así se fija.

"Creí que ya estábamos a mano..."