sábado, 22 de agosto de 2009

...con tanta vida

Me di cuenta de que había recuperado su mirada. No, mejor dicho, ahora había una mirada solo de bondad. Una mirada desprotegida, entregada.