miércoles, 11 de noviembre de 2009

Piú Avanti (por Almafuerte)


No te des por vencido, ni aún vencido,
No te sientas esclavo, ni aún esclavo;
Trémulo de pavor, piénsate bravo,
Y arremete feroz ya mal herido.

Ten el tezón del clavo enmohecido,
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
No la cobarde intrepidez del pavo
Que amaina su plumaje al primer ruido.

Procede como Dios que nunca llora,
O como Lucifer que nunca reza,
O como el robledal, cuya grandeza
Necesita del agua y no la implora.

¡Qué muerda y vocifere, vengadora,
ya rodando en el polvo tu cabeza!

7 comentarios:

  1. lo tengo en la mesita de luz... gracias MK.
    Néstor

    ResponderEliminar
  2. Me imagino. Porque es un poema para los que se la juegan, sean lo que sean. "Como Dios que nunca llora, o como Lucifer que nunca reza". A los tibios, el evangelio dice que Dios los va a vomitar de su boca.

    ResponderEliminar
  3. Poema que conocí de joven y que me acompañó durante toda la vida...BUENISIMO.

    ResponderEliminar
  4. Más allá de la innegable belleza literaria...
    Pero Dios sí llora, Mk. Y no por llorar, y no por gritar su angustia orante desde la cruz tiene menos "alma fuerte". Porque la lógica ilógica del evangelio es la que lleva a concluir que "cuando soy débil entonces soy fuerte". En Jesús no hay un héroe que soporta sin decir ni mú la Pasión tremenda: en Jesús hay un hijo que confía en su Padre.

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno, Cris! Qué bueno lo que escribís, y qué bueno leerte!

    Totalmente de acuerdo. Son figuras que representan a un Dios que no tiene culpa ni de qué lamentarse y a un Lucifer que necesita de Dios pero en su soberbia escencia la niega. Figuras que hablan de las definiciones claras de lo que elegimos ser, y la coherencia con la que vivimos. No son figuras teológicas.

    Jesús llora. Llora porque se hizo hombre para acompañarnos en este camino. Dios Hijo hecho hombre, llora. Dios creador, no. El Espíritu Santo tampoco, aunque siendo uno los tres, inferimos en que los tres lloran, aunque es un misterio.

    Pero corregime, Cris, si en el Antíguo Testamento, o en el Nuevo Dios o el Espíritu Santo lloran, porque no lo sé. Solo lo creo así.

    Te mando el abrazo de siempre, que es fuerte y querido
    Mk

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Mk.
    Tenés razón: técnicamente Dios no aparece llorando en el NT. El Espíritu aparece gimiendo en nosotros, en Pablo. Pero en el AT (fijarse sólo como botón de muestra en Oseas 11) Dios aparece reconmovido de setimientos.
    Pero llora Jesús. y ¿quién es Jesús? Como dijo el Papa en Aparecida, Jesucristo es "el rostros humano de Dios". La encarnación no fue sólo un "gesto" de condescendencia. Jesús no volvió a su ser "sólo Dios": el Hijo se hizo hombre para siempre. El hombre es lo que Dios quiso llegar a ser. Y por eso nos permitimos inferir que es el mismo Creador el que sufre y el que llora (porque es el que ama). Todo lo que hay de humano en nosotros viene de Dios (nunca podríamos nosotros ser más "humanos" que Dios...).
    Por esto, yo creo en un Dios que sabe llorar, porque sabe amar hasta el extremo. Bien lo representó Mel Gibson con esa lágrima que cae del cielo el Viernes Santo...

    ResponderEliminar
  7. Genial, Cris! Gracias por el tiempo que te tomaste ara iluminar sobre este tema.
    Gracias, como siempre.
    Un abrazo grande!
    Mk

    ResponderEliminar