viernes, 28 de mayo de 2010

El Conflicto

--Con su papá está todo bien –me dijo Miguel--.Él en la reunión se jugó. Con su papá está todo bien. Y hubo otros también, pero los demás no. Con los demás no.

Se lamentaba, se quejaba, había rabia en su mirada, pero todo lo hacía con su voz de siempre, su voz tranquila, su manera lenta… Su cuerpo flaquísimo estaba rígido, derecho, con aplomo. Todos sus años, que son muchos, habían consumido su carne, pero solo eso. Su vigor, su fuerza invisible estaba en sus puños graciosos.