miércoles, 8 de septiembre de 2010

Las dos puntas de un mismo ovillo

Hoy murió Oscar, el marido de mi prima, mientras esquiaba en Ushuaia. Una persona muy querida, y mientras iba pasando la noche, a los llamados de felicitaciones por el cumpleaños de mi padre, llegaban los llamados dolorosos intentando explicar lo que nunca se entiende, y dando, siempre, versiones diferentes del hecho.