miércoles, 24 de noviembre de 2010

Sonrisas conocidas

Este post fue un saludo que le hice a una amiga mía para el año nuevo del 2009. Supe que anduvo dando vueltas por mail, y si bien a mucha gente le sirvió para algún momento o alguna circunstancia, irónicamente hoy yo empiezo a leerlo con más detalle, y a descubrirle cosas que, en su momento, no comprendía en su verdadera dimensión.
Mk

"Que este 2009 no sea tan impresionante como sereno. Que no tenga tantas novedades como sí sonrisas conocidas. Que no haya tanto viento de cola y más lagunas playas y arroyos espejados. Que cada viaje nos tome una jornada, que cada subida de ascensor integre la lista de cosas que hicimos ese día, que el microondas nos siente a su lado a ver como se cocina la comida, que abrir una ventana nos robe algunos segundos para respirar hondo, que se caigan de la boca las melodías, que nos acostumbremos hasta el tedio de las frases elegantes, que tengamos tiempo para el tiempo, que nunca nos falten las carencias para que vivamos llenos de esperanza, que no nos aburra la subida, que optemos siempre por nuestros sueños. Que no perdamos de vista el descanso.


Que recordemos que solo nos encontramos con lo que buscamos, y que lo que tenemos es lo que conseguimos. Y que mientras hagamos las cosas que estamos haciendo, vamos a obtener los resultados que estamos obteniendo. Que lo que no nos gusta solo lo conocemos por su resultado, y que el que no se equivoca nunca sabe si hubiese sido un error. Que avanzar siempre implica retirarse. Que elegir también es rechazar. Que cambiar es ser algo nuevo, y que cada logro que consigo viene sujeto a un nuevo problema que resolver.

Que el precio lo ponemos nosotros, que se paga con la vida, que la desilusión es una estafa que nos hacemos a nosotros mismos, que el dolor es un plazo fijo, que el rencor no paga las deudas.

Que este 2009 tengamos tanta paz que veamos las manchas de su desborde en las sonrisas de quienes tenemos al lado."

http://dosyparamos.blogspot.com/2008/12/felz-ao-nuevo.html

2 comentarios:

  1. Preciso anular de mi vocabulario la palabra "casualidad"; ya lo decidí.
    Yo fuí la que te pidió "permiso" para distribuir tu post como mensaje de fin de año para mis afectos. Ayer, que era el cumpleaños de mi hermano, queria compartir algo con él y pensé en este post tuyo. Hoy, entré a la página de "Dios y Ayacucho" y en las actualizaciones vi un post nuevo tuyo y vine, y me encontré con esto... que ya leí y se me grabó, y que ayer, 24 de Noviembre, el dia del cumple de Edgar, pensaba en compartir con él de nuevo y recordarle que precisamos tener presente en nuestra vida. Y podria seguir... hace mucho que no voy a Tandil, pero camino a diario las calles de Retiro y casi que podria identificar a los personajes de tus relatos porque trabajo en Juncal y Maipu...
    Sin dudas, la palabra "casualidad" no existe, y estos meses, ya puedo asegurarlo.

    Un gran abrazo, y gracias.
    Cris M

    ResponderEliminar
  2. Cris M! Qué increíble! Tampoco creo en las casualidades. Así que trabajás por acá, por el barrio! Por tu referencia diría que en el Pirelli. Alguna vez vamos a tener que encontrarnos entonces. Estamos muy, muy cerquita.

    Te dejo un mail
    loquenadietecontaba@gmail.com

    Un beso
    Mk

    ResponderEliminar