lunes, 5 de septiembre de 2011

Días sin gusto a nada

Elidióstenes disfrutaba de su mate en la galería de su casita en Bernal. Era otro día raro, uno de esos días sin gusto a nada que sobrellevaba de buena manera con un libro de Juan Forn, cuando notó el comienzo del silencio.